Avances tecnológicos en la comunicación en salud en países menos desarrollados

La comunicación directa en el cuidado de la salud puede llevarse a cabo a través de medios de comunicación social como Skype, zoom y videoconferencia. Las formas tradicionales de comunicación, como el teléfono, las notas y las cartas, pueden seguir utilizándose para compartir información entre los proveedores de salud y los pacientes. Por ejemplo, los médicos y los pacientes pueden enviar mensajes de texto y enviarse mensajes entre ellos. Es imperativo que los mensajes de las redes sociales se utilicen para reducir el tiempo necesario para obtener conocimientos sobre el estado del paciente y el bienestar general.

El uso de herramientas de comunicación en redes sociales no debería hacer que la comunicación indirecta se vuelva obsoleta. En los casos de resistencia tecnológica y falta de acceso a las redes sociales, los proveedores de salud deberán comunicarse cara a cara con los pacientes y sus familiares. A veces, puede ser más fácil y rápido comunicarse con los pacientes a través de otros medios, como terceros. Los médicos y los pacientes pueden comunicarse a través de terceros, como enfermeras, cuidadores personales, familiares y familiares de pacientes que no pueden comunicarse. En otros casos, puede ser ventajoso para la familia o los cuidadores informar a los pacientes sobre su condición. Un cónyuge o padre puede ser empático al transmitir noticias negativas a los pacientes.

Como una pequeña isla en desarrollo, Trinidad y Tobago enfrenta serios desafíos de salud que pueden minimizarse con una inversión adecuada en la tecnología de los medios sociales. Los principales desafíos incluyen la escasez de ambulancias, la escasez de camas y la aguda escasez de conocimiento y práctica médica altamente especializada. Tres problemas agudos adicionales son el hacinamiento en el hospital, la disponibilidad limitada de tecnología biomédica y la escasez de medicamentos. Estos problemas se ven agravados por la congestión del tráfico que resulta de una infraestructura vial deficiente. La salud y los desafíos infraestructurales a menudo se combinan para impactar negativamente la calidad de la atención médica para los pacientes con acceso limitado a las instalaciones de salud.

Este documento propone que la calidad de la atención al paciente para pacientes menos críticos se puede mejorar mediante la adopción de herramientas de medios sociales que permitan a los médicos y otros proveedores de salud ver y escuchar a sus pacientes en sitios remotos, como centros de atención especializada y residencias de pacientes. La intención principal del uso de las redes sociales es reducir el hacinamiento, mejorar el acceso a la atención médica, promover el manejo efectivo del dolor y reducir la muerte o mortalidad del paciente. Muchos pacientes pueden ser dados de alta del hospital y ser atendidos en hogares de convalecientes y privados donde los proveedores pueden monitorear y evaluar su progreso a través de Skype, videoconferencia, zoom u otra tecnología apropiada.

El estado puede promover el avance tecnológico y la innovación para que las herramientas de redes sociales sean ampliamente accesibles, altamente confiables y muy eficientes. La inversión en innovación debería llevar a la introducción de tecnología de medios locales que pueda mejorar el fenómeno de múltiples usuarios al mismo tiempo. Por ejemplo, los médicos, farmacéuticos, enfermeras y otros proveedores de salud deben poder interactuar simultáneamente para garantizar que los pacientes reciban la mejor atención. El médico mantendrá el rol de proveedor principal, pero debe poder seguir el consejo de otros proveedores que pueden pasar más tiempo de comunicación con los pacientes. Finalmente, después de que los proveedores de salud hayan alcanzado una posición de consenso sobre el camino a seguir, los pacientes y sus familiares pueden ser contactados para garantizar que el plan de tratamiento acordado se explique y comprenda. El paciente se convertirá en el mayor beneficiario de un enfoque de colaboración entre los proveedores de salud. Recibirá atención más rápida y eficiente de un equipo multidisciplinario de proveedores de atención médica.

La tecnología debe permitir la vigilancia del paciente en un entorno virtual que debe reducir el tiempo y los riesgos de llevar a los pacientes débiles e incapacitados a un hospital o centro de atención. Además, los proveedores pueden brindar atención segura y eficiente a los pacientes que se encuentran en lugares remotos. También significa que los pacientes custodiados en el hospital se beneficiarían de un contacto más directo con los proveedores de salud que tendrían más tiempo para pasar con ellos. Una ventaja que no se puede subrayar es el aprendizaje que se obtendrá de la práctica basada en la evidencia. Los profesionales de la salud pueden aprender unos de otros y desarrollar enfoques innovadores de colaboración para el cuidado de la salud. Los pacientes recibirán instrucciones o consejos consistentes de los profesionales de la salud. El uso de la tecnología de los medios sociales en la atención médica también permitirá a los pacientes tener sesiones con proveedores de salud individualmente. El uso de registros médicos electrónicos mejorará enormemente la atención del paciente. Los proveedores de servicios de salud podrán acceder a la información del paciente de manera más rápida y fácil, lo que reducirá el tiempo que se tarda en atender a los pacientes.

El avance tecnológico debe ir acompañado de un cambio cultural. El mayor cambio, la aceptación de la tecnología, debería garantizar que se reduzca la resistencia a la tecnología. El cambio debe generar mejoras significativas en la educación del paciente para que sean más responsables de su salud en general. Se deben implementar programas de empoderamiento del paciente para proporcionar una mayor autoeficacia del paciente. En otras palabras, los pacientes deben poder diagnosticar parcialmente, monitorear y evaluar los cambios en su salud física y mental. Deben ser capaces de detectar cambios significativos en la salud y ser capaces de relacionarlos con factores como la dieta, los cambios en su entorno físico y los aumentos generales de estrés emocional, mental y psicológico. El objetivo general es permitir a los médicos hacer diagnósticos más rápidos y precisos de los problemas de salud del paciente.

Este documento reconoce la limitación de la tecnología de los medios sociales, como el fallo tecnológico o el mal funcionamiento. Sin embargo, este desafío se puede superar si se pone al personal requerido para responder rápidamente. Más importante aún, este documento pretende que los problemas sistémicos, como la escasez de camas y ambulancias, se reducirán significativamente con el uso de la tecnología de los medios sociales para atender a los pacientes que no requieren hospitalización o atención crítica.

En muchos países, los pacientes se quejan de los largos tiempos de espera en los hospitales. Este documento sugiere que el uso de herramientas de medios sociales puede mejorar la calidad de la atención médica, ahorrar tiempo y vidas. Pueden promover un enfoque de colaboración entre diferentes proveedores de salud que beneficiará a los pacientes y promoverá una mayor eficiencia en el sistema de salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *